Las jornadas, celebradas durante los días 16 y 17 de febrero en Zaragoza, han atraído a los más importantes representantes del diálogo por el agua pública. En las dos sesiones en las que se han desarrollado se ha debatido sobre la necesidad de conseguir un cambio de paradigma relacionado con el uso y la gestión del agua que considere el cambio climático y los nuevos escenarios que se presentan; se ha criticado el Pacto Nacional del Agua que está desarrollando el Ministerio de Medio Ambiente y la forma unilateral y nada transparente con la que se están llevando a cabo las decisiones; y se ha planteado la necesidad de abordar un Acuerdo Social alternativo que, a diferencia del Pacto Nacional, se realice contando con la ciudadanía, como objeto y como sujeto participativo, y al que se puedan sumar agentes sociales, económicos y ecologistas para poder llevarlo a los partidos políticos representados en el Congreso.

Miembros de la RAP (red de Agua Pública); de la FNCA (Fundación por una Nueva Cultura del Agua); de AEOPAS (Asociación Española de Operadores Públicos de Agua y Saneamiento), y de las organizaciones civiles y ecologistas que están movilizadas a lo largo y ancho del país en defensa de los ríos y el agua, junto a concejales y funcionarios de Ayuntamientos y Entidades públicas, consideran que de no asumir cambios profundos en su diseño, estamos abocados a una acumulación cada vez mayor de la propiedad y la riqueza, a una mercantilización del servicio de abastecimiento y saneamiento, y a una disminución del agua como recurso y elemento vital de los ecosistemas hasta límites insostenibles

Según Eva Jiménez, Concejala de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Toledo por Ganemos Toledo, “el encuentro, muy productivo, lo cerramos con 3 metas importantes: iniciar una reacción ciudadana ante el Pacto Nacional del Agua; explicar a la ciudadanía qué están haciendo y lo que implica la mercantilización del agua que se está produciendo en un contexto de reducción de las aportaciones de más de un 20 % y ampliar el espectro de consenso entorno a un acuerdo social por el agua que cambie el paradigma actual”.

“En una situación como la actual, el modelo de planificación que se está desarrollando para las aguas superficiales y subterráneas del país debe cambiar”, insistían desde Ganemos Toledo, que anuncian debates en los próximos meses sobre el tema, “para colaborar en la elaboración, difusión y apoyo a un acuerdo alternativo que nos permita avanzar hacia un sistema sostenible”.