La reunión, que ha tenido lugar en Illescas, ha servido para acercar posturas en temas de interés de Castilla-La Mancha.

Durante el encuentro, ambas organizaciones han debatido sobre la realidad política y social,  poniendo en relevancia asuntos como la despoblación, la defensa de los servicios públicos y la importancia de defender nuestro tejido productivo  frente a un modelo que amenaza el medio ambiente, como el ATC cementerio nuclear, las macrogranjas o las Tierras Raras.

Respecto a estos temas, Juan Ramón Crespo, Coordinador Regional de Izquierda Unida Castilla-La Mancha ha explicado que “la movilización ciudadana es vital para defender los derechos y reforzar las demandas”. Crespo ha puesto de ejemplo  las movilizaciones que se han llevado a cabo en los últimos meses en defensa de la sanidad, la educación, el ferrocarril, así como las acciones colectivas para paralizar la construcción de la ATC de Villar de Cañas o la minería de Tierras Raras en el Campo de Montiel.

Otros de los asuntos a tratar ha sido la creciente despoblación del medio rural. En este aspecto, ambas formaciones han manifestado la importancia de crear un modelo de desarrollo sostenible que facilite la creación de servicios públicos en estas zonas y que proporcione oportunidades a las generaciones más jóvenes.

Por su parte Alberto Vaquero, representante de Izquierda Castellana, ha invitado a seguir trabajando de forma conjunta en nuevas actividades y actos como ya estamos haciendo. Prueba de ello, son el torneo antirracista en Manzanares o el homenaje a María Pacheco que se realiza anualmente en Toledo.

Para concluir, Izquierda Unida e Izquierda Castellana han expuesto su total disposición para trabajar en proyectos colectivos que tengan como objetivo mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía.