Para la formación de izquierdas, se ha convertido en habitual que las fiestas patronales o municipales en nuestros municipios se conviertan en terreno abonado para hombres empeñados en demostrar una concepción de masculinidad basada en la violencia y la intolerancia.

“Porque besar a una mujer sin que lo consienta, es violencia; levantarla la ropa a una mujer sin su consentimiento, es violencia; manosear el cuerpo de una mujer sin que lo permita, es violencia”, explican desde Izquierda Unida.

Estas declaraciones, vienen dadas por el último episodio de agresión machista a una joven durante el transcurso de las fiestas de la localidad de Argés.

“No vamos a consentir que las actitudes machistas pasen desapercibidas para el resto de la sociedad, y por eso denunciaremos cada agresión que conozcamos, pediremos a todos nuestros representantes públicos que sean arietes de esta lucha en las instituciones que obligue a alcaldes y alcaldesas a apostar por una sociedad sin violencia hacia las mujeres, porque las fiestas de nuestras localidades queremos disfrutarlas en libertad”, ha manifestado Isabel Álvarez, Responsable de Mujer de Izquierda Unida de Castilla-La Mancha.

De hecho, Izquierda Unida, ha presentado en los ayuntamientos de la región, una moción para declarar estos municipios libres de agresiones y violencia machista. Se han presentado a la vez que se daba a conocer un cartel anunciador y el inicio de los trabajos para implementar un protocolo de actuación rápida para el  caso de presenciar, conocer o sufrir agresiones machistas durante las fiestas o celebraciones locales.