En este año 2018, de nuevo miles de familias de Castilla-La Mancha decidirán en qué centro matriculan a sus hijos e hijas. La red de centros públicos está presente en todos los lugares de nuestra región, dando una respuesta educativa de calidad y en condiciones de equidad, independientemente del lugar en el que las familias residen. Por ello, desde Izquierda Unida de Castilla-La Mancha animamos a la comunidad educativa y a toda la ciudadanía a solicitar plaza dentro de la red de centros públicos de nuestra región.

Frente a un gobierno empeñado en el desmantelamiento de la enseñanza pública y la promoción del sector privado, queremos poner en valor a la educación pública como la única capaz de garantizar la gratuidad, la cohesión social, la compensación de las desigualdades, el éxito escolar de todos y todas sin segregaciones ni exclusiones. Y por supuesto, seguimos exigiendo el laicismo educativo.

Es preciso resaltar la calidad de la red de centros públicos, en la que, pese a las políticas de recortes de los últimos años de los gobiernos del PP y del PSOE, las plantillas docentes, la preparación de sus profesionales, los recursos materiales, así como las infraestructuras, están al servicio de una educación integral, y no sólo para el mercado y el negocio como ocurre en los centros privados-concertados financiados con dinero público.

La educación pública requiere una inversión por puesto escolar para atender a todo el alumnado de todos los lugares de nuestra región, ofertar todas las modalidades educativas, compensar las desigualdades sociales y tratar de garantizar la cohesión social. Por el contrario, la enseñanza privada concertada no escolariza el mismo número ni “tipología” de alumnado que la escuela pública, segrega a parte del alumnado y solo se ubica en zonas rentables para sus intereses económicos.

La manipulación del mito del “ahorro público de la enseñanza privada concertada” proviene de los informes de su patronal, en los que no se reflejan conceptos que son cuantías económicas que pagan las familias en los centros privados concertados como “servicio de actividad extraescolar, aportación voluntaria, donativo, cuota complementaria, cuota APA, gabinete médico, material escolar, gabinete psicopedagógico, seguro escolar, uniforme, matrícula, donativo de verano …”. Por tanto, los centros concertados son bastantes más caros para las familias y así lo señalan las encuestas sobre el gasto de los hogares en educación, es decir, se produce un auténtico repago educativo.

Desde Izquierda Unida seguimos defendiendo una educación pública universal, gratuita, laica, equitativa, solidaria, coeducativa, personalizada, participativa, ecológica, integral, intercultural, inclusiva y democrática, por ser la única que garantiza la igualdad de derechos y posibilidades para todos y todas, al margen de intereses particulares ligados al adoctrinamiento ideológico o al negocio económico. También queremos la supresión progresiva de la financiación pública de la enseñanza privada concertada para conseguir una red pública única de centros educativos, de gestión directa y participada con la comunidad educativa.

Hoy sigue siendo muy necesaria una Educación Pública gratuita que, desde la primera infancia hasta la universidad, luche contra la lógica de los mercados, que reafirme la prioridad absoluta de los seres humanos sobre la rentabilidad económica, que ayude a nuestros jóvenes a desarrollar el espíritu crítico y aprovechar los logros científicos, sociales y políticos más brillantes de las pasadas generaciones. Que promueva  valores de paz, solidaridad y cooperación entre los países y las personas. Que desarrolle la libertad de pensamiento, la creatividad, la emancipación individual y la autorrealización. Que ofrezca a toda la ciudadanía saberes fundamentales para desarrollarse como personas y construir un mundo más justo y mejor.

Por ello, reivindicamos la matriculación en la educación pública como acto para poner en valor este derecho público fundamental y necesario: ESTAR EN LA ENSEÑANZA PÚBLICA ES LA MANERA MÁS ELEMENTAL, SENCILLA Y SINCERA DE DEFENDERLA. ¡Matriculemos a nuestros hijos e hijas en la pública y defendamos un derecho esencial para el futuro de las nuevas generaciones: la educación pública y de calidad con equidad!

Natalio González,

Responsable del Área de Educación de IU CLM.