Javier Mateo: “Toledo consolida su apuesta por la convivencia y lo hace apostando por dos planteamientos unidos en uno, la mediación intercultural y el desarrollo comunitario. Esta es la clave y la innovación de la metodología que se está poniendo en marcha, asumiendo que la diversidad es una oportunidad y nunca un problema y que este tipo de herramientas son garantía de inclusión real y efectiva”

Después de cuatro años de proceso comunitario desarrollado en el barrio toledano del Polígono, el Ayuntamiento de Toledo ha renovado este jueves la firma de un importante acuerdo que legitima y reconoce los pasos dados por los técnicos y la ciudadanía para mejorar la convivencia y cohesión social en este territorio. Todas las acciones llevadas a cabo en este sentido se enmarcan en el Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural que impulsa la Obra Social ‘la Caixa’ y desarrolla el Ayuntamiento de Toledo e IntermediAcción.

El acuerdo suscrito se enmarca en el Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural que desde 2014 viene impulsando Fundación Bancaria ‘la Caixa’, el Ayuntamiento de Toledo e IntermediAcción, y que tiene el objetivo de favorecer la convivencia ciudadana intercultural y la cohesión social.

Para el concejal de Servicios Sociales, Javier Mateo, la clave de este proyecto es “conseguir esa mirada comunitaria en la que los problemas no son problemas aislados, sino que tienen que ver con el entorno en el que están” y ha manifestado que el momento actual es crucial “estamos en un punto importante en el que nos tenemos que implicar también el resto en la consolidación y en la sostenibilidad del proyecto”. Mateo ha valorado muy positivamente este espacio institucional ya que una de las razones es “conseguir implicar a las entidades y al resto de las administraciones en la sostenibilidad del proyecto”.

Este Espacio de Relación y Cooperación Interinstitucional permite dar continuidad al proceso comunitario en marcha, en ámbitos tan importantes como la salud, educación y vivienda facilitando la colaboración, complementariedad y sinergias entre los diferentes recursos implicados, y entre los que se encuentran administraciones, instituciones y la ciudadanía con objeto de ofrecer una mejor respuesta a las necesidades de la zona.

Mateo ha destacado que el encuentro de hoy es una muestra de que “Toledo consolida su apuesta por la convivencia y lo hace apostando por dos planteamientos unidos en uno, la mediación intercultural y el desarrollo comunitario” y ha manifestado que son la clave y la innovación de la metodología que se está poniendo en marcha, “asumiendo que la diversidad es una oportunidad y nunca un problema y asumiendo que este tipo de herramientas son garantía de inclusión real y efectiva

Implicación de la ciudadanía y de las instituciones

Desde el diseño del Proyecto, en sus inicios en 2010, se ha tratado de implantar un modelo de trabajo científico que implique tanto a la ciudadanía como a los técnicos y las instituciones en la conformación de una organización participativa que permita a sus comunidades afrontar sus presentes y futuros retos de convivencia.

La apuesta por el trabajo comunitario y la consiguiente necesidad de crear acciones a corto, medio y largo plazo con un mismo sentido compartido por parte de los diferentes agentes del territorio, han sido los principales objetivos de este proceso.

En la actualidad, el proceso se encuentra en la fase de Evaluación Comunitaria y Actualización del Diagnóstico Compartido. Esto permitirá mejorar sus respuestas, priorizar líneas de acción y avanzar hacia una fórmula de sostenibilidad y transferencia que haga partícipe a todos los agentes implicados.

Tal y como se ha expresado en este espacio, este modelo de intervención vincula con mirada territorial a nuestras instituciones, sus profesionales y la ciudadanía en un trabajo conjunto a favor de la convivencia, lo cual supone un avance interesante en democracia participativa real, puesto que, cada uno desde su papel, aporta y construye desde un enfoque de co-responsabilidad. Una incidencia democrática que ha permitido que todos los grupos políticos municipales se muestren partidarios de dicho modelo de intervención para la ciudad de Toledo.

Desde las delegaciones provinciales, direcciones generales, instituciones y entidades, se ha hecho énfasis en los pasos dados para exportar este modelo de trabajo a otras zonas de la región y reforzar el Proceso Comunitario a través del Plan Regional de Integración Social y viceversa.

Del mismo modo, en el marco del Proceso Comunitario del Barrio del Polígono están proyectadas para el futuro otras vinculaciones en materia de educación y vivienda, que permitirán conectar estas actuaciones concretas con políticas regionales y locales.

Junto a Javier Mateo, como concejal de Servicios Sociales en el Ayuntamiento de Toledo, han estado presentes en este compromiso institucional varios representantes de la Fundación Bancaria ‘La Caixa’, entidad que impulsa el proyecto y Carlos Giménez, catedrático de Antropología Social y Cultural en la Universidad Autónoma de Madrid y Director Científico del Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural.

Entre las instituciones y asociaciones presentes, se encontraban las direcciones provinciales de Bienestar Social, Educación, Cultura y Deportes, y Fomento; además de la Gerencia de Atención Primaria, la Secretaría del Patronato de la FUndación Socio-Sanitaria de Castilla-La Mancha, la Dirección General de Planificación, Ordenación e Inspección Sanitaria, la delegación del rector para la Sostenibilidad de la Universidad de Castilla-La Mancha y la secretaría general de Cáritas Diocesana. A estas instituciones hay que añadir representantes de Down Toledo, APACE e Intermediación y el equipo de trabajo del Asesor General del Proyecto ICI.